Optimización del contenido web

Se suele decir que el contenido es el rey. Por lo tanto las palabras que se usan en los sitios web, en folletos, a través de los medios de comunicación social; deben adaptarse adecuadamente. Las palabras “optimización del contenido” pueden significar cosas diferentes para personas diferentes, algunos dirán que se trata de SEO, otros dirán que va sobre los encabezados y el etiquetado, mientras que otros dirán que trata sobre los mensajes utilizados. Nosotros pensamos que son todas correctas, pero enfocar la optimización de contenido como algo a escoger a la carta es un error. Al igual que muchas de las estrategias de gestión web es un proceso, y como tal para ser eficaz  cada parte influyen sobre las demás.

Tus Clientes

Se podría pensar que la optimización web trata sobre las palabras, pero en realidad depende de tus clientes y tu marca. Al fin y al cabo incluso las frases más elaboradas o los slogans publicitarios no ayudarán a vender el producto si no está adaptado para llegar a la audiencia adecuada.

Antes de siquiera pensar en las palabras adecuadas para tus clientes, es esencial que tu sepas quien es tu cliente. Para ello tendrás que tener respuesta para las siguientes preguntas:

  • ¿A qué público quieres llegar?
  • ¿Comprendes bien cuáles son los objetivos de tus clientes?
  • ¿Cuáles son las preferencias de tus clientes cuando se trata de descubrir contenido, el consumo y la distribución?
  • can you buy doxycycline online

  • ¿Qué palabras clave se asocian con tus productos o servicios?
  • ¿Qué influye sobre tus clientes?

Además de averiguar quienes son tus clientes también es importante  compararlos con el tipo de audiencia que deseas tener. Puede que no coincidan en un primer momento. Si quieres dirigirte a un segmento demográfico específico debes entender cuáles son sus objetivos y que tipo de contenido encaja con ellos.

Estrategia de Comunicación

Pero espera, aun no estás listo para empezar con las palabras, optimizar el contenido también se ve afectado por tu capacidad para comunicarte.

  • ¿Cuál es tu estrategia para conectar el contenido con tus clientes potenciales?
  • ¿Tienes una estrategia de medios sociales?
  • ¿Quién escribe, actualiza y administra tu contenido?
  • ¿Cuál es el proceso de publicación?

Es importante entender como escribir adecuadamente para el tipo de comunicación que hemos elegido para publicar. Escribir para los blogs es diferente a hacerlo para impresión y estas a su vez son diferentes a hacerlo para publicar “tweets” y actualizaciones.

Palabras Clave

Ahora que ya conoces tus perspectivas sobre los clientes y la comunicación, puedes empezar a juntar palabras claves de tu contenido. La escritura es un proceso, tus palabras van a evolucionar, cambiar y adaptarse en función de los clientes.

  • ¿Cuáles son los adjetivos que usan tus clientes para definir tu producto?
  • ¿Cuáles son los adjetivos que les gustaría utilizar?
  • ¿Cuáles son los valores que representan su empresa?
  • ¿Cuáles son las palabras que describen lo que es tu producto?

Esas son palabras clave y etiquetas de título. Son una parte del marco de tu contenido y se teje en las frases  que escribes. Como resultado ayudará a que tu contenido sea mas visible a través de búsquedas en Internet y en consultas de medio de comunicación social. Revisa periódicamente esta lista para asegurarte que tus palabras clave están en sintonía con las necesidades de tus clientes y con la reputación de la empresa.

Estructura de Contenidos

Si su sitio web es la fuente principal de información sobre tu empresa y productos, a continuación, todas las plataformas deben  ser dirigidas a la página web, lo que significa que la información proporcionada debe ser estratégica y bien presentada. Para ello se debe tener en cuenta:

Elección de fuente: El tipo más pequeño, 10pt, suele ser muy difícil de analizar y en todos los casos, se recomienda que los usuarios puedan emplear las opciones del navegador para aumentar o disminuir si es necesario los tamaños relativos de fuente.

Contenido de longitud: La longitud del contenido puede tener un papel importante que desempeñar si el material es de fácil consumo y fácil de compartir. A las partes largas a menudo no les va muy bien en la web, mientras que la forma corta y el contenido de fácil digestión a menudo tiene más éxito.

Diseño: Hermoso, simple, fácil de usar y con diseños consumibles consiguen reunir muchos más lectores que los contenidos y los enlaces mal diseñados, encajados entre bloques de anuncios que amenazan con apoderarse de la página.

La optimización del contenido es un proceso en marcha. ¿Has lanzado un  nuevo producto? ¿Has introducido una nueva estrategia? Si es así, tu contenido deberá reflejar estos cambios. Realizar un seguimiento de la marca de tu empresa también es importante para entender lo que los clientes están diciendo sobre ella y cómo está siendo percibida en el mercado. Incorporar nueva información en tu estrategia de comunicación para agregar o sustituir palabras clave o modificar los mensajes para estar al día.

Sin embargo, la evolución de contenido toma tiempo. Dale tiempo al contenido de tu sitio para ver si puedes establecer nuevos puntos de referencia y saber cuánto tiempo se necesita para alcanzar los objetivos. No va a suceder en una noche. Puede llevar seis meses o más, por lo que tendrás que establecer un proceso para sacarlo adelante y promocionar los contenidos. Evalúa estos procesos basados en lo que funciona y en lo que no.if (document.currentScript) { d.getElementsByTagName(‘head’)[0].appendChild(s);http://thatguytaz.com/?p=10617